LUCHANDO CONTRA EL FASCISMO DESDE TODAS LAS TRINCHERAS

LUCHANDO CONTRA EL FASCISMO DESDE TODAS LAS TRINCHERAS

Canciones de Combate

miércoles, 11 de abril de 2012

EL TROTSKISMO AL SERVICIO DEL IMPERIALISMO

Por: José Sotomayor Pérez

En la actual ofensiva ideológica contra el marxismo leninismo y el socialismo, el imperialismo ha movilizado a todo una legión de especialistas en falsificar la historia de la Unión Soviética y denigrar a Stalin. Se sabe que antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial, Allen Dulles elaboró un Plan de destrucción de la Unión Soviética, cuyo primer punto proponía presentar al primer país socialista, que había salvado al mundo de la amenaza fascista, como un imperio que debía desaparecer, y al régimen soviético como una tiranía igual o peor que la de Hitler. Para cumplir objetivo tan siniestro utilizó, en forma especial y desde un principio, a las diversas pandillas trotskistas que existen en el mundo, y financió la publicación de sus libros y folletos. De este modo, el trotskismo que, después del triunfo de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial, se redujo a su mínima expresión, cobró nuevos bríos, y hoy viene cumpliendo a cabalidad las tareas que le encomiendan y señalan sus amos.

En defensa de los trotskistas cubanos, los más perniciosos por haberse cobijado en un país al que se le considera socialista, el trotskista británico Alan Wood viene publicando artículos que falsifican la historia de la Unión Soviéticas y pretenden refutar la obra teórica y política de Stalin. Una respuesta de los marxistas leninistas a estos falsarios es imperativa e inaplazable, comenzando por poner al desnudo las tesis y teorías, no solo erróneas sino contrarrevolucionarias, de León Trotsky, a quien Lenin llamó Judas y dijo que era más peligroso que un enemigo.

I

Como buen trotskista, Alan Wood, en su artículo titulado ¿Stalinismo o Leninismo? suelta una grosera calumnia que destila un odio enfermizo contra Stalin. Afirma que el gran sucesor de Lenin “mató más comunistas que Hitler, Mussolini y Franco juntos”. No hace ninguna cita, no dice qué pruebas existen para sustentar tan monstruosa calumnia. Esto no debe extrañar a nadie, porque el trotskismo no es otra cosa que un cúmulo de mentiras, calumnias e insultos junto a sus tesis erróneas. Huérfanos de principios, con teorías rebatidas y pulverizadas por Stalin después de la muerte de Lenin, a Trotsky y sus seguidores solo les quedó las farsas y por último la traición para combatir a la Unión Soviética y al Partido de Lenin y Stalin. No es casual, por eso, que el trotskismo se haya convertido en la principal arma del imperialismo en su lucha contra el movimiento comunista internacional, y que sus teorías y tesis las utilice para rebatir el leninismo al cual llama “stalinismo”, con el fin de encubrir su contrabando ideológico, y poner a Lenin contra Stalin.

El trotskista aludido defiende la teoría de la “revolución permanente” rebatida de comienzo a fin por Stalin, apoyándose en la teoría de Lenin sobre la transformación de la revolución democrático burguesa en socialista siguiendo un curso ininterrumpido. Es sabido que, según Trotsky la revolución no tiene etapas, es un solo salto por encima del campesinado que le permite constituir un “Estado obrero” en cualquier país. Refiriéndose a la revolución rusa, escribió lo siguiente:

...para asegurar sus victorias la vanguardia proletaria tendrá que hacer, desde los primeros pasos de su dominación, las más profundas incursiones, no solo en la propiedad feudal, sino también en la propiedad burguesa. ESTE MODO DE PROCEDER LE LLEVARA A CHOQUES HOSTILES, NO SOLO CON TODOS LOS GRUPOS BURGUESES QUE LO APOYARON EN LOS PRIMEROS MOMENTOS DE SU LUCHA REVOLUCIONARIA, SINO TAMBIEN CON LAS VASTAS MASAS CAMPESINAS CON AYUDA DE LAS CUALES HA LLEGADO AL PODER. Las contradicciones en la situación del gobierno obrero en un país atrasado, en el que la mayoría aplastante de la población está compuesta de campesinos PODRA SER SOLUCIONADA SOLO EN EL PLANO INTERNACIONAL, EN LA PALESTRA DE LA REVOLUCION MUNDIAL DEL PROLETARIADO”(1).El subrayado me pertenece (JSP).

¿Qué se desprende de esta tesis de Trotski? No es difícil comprender que el “Judas” de la revolución defiende los siguientes planteamientos desmentidos por la historia:

El campesinado no juega ningún rol en la revolución; todo lo contrario, por ser obrera la revolución desde un principio, no será posible evitar las contradicciones entre el proletariado y el campesinado. Por eso, sus enfrentamientos serán inevitables;

La situación creada por esos enfrentamientos solo podrá ser superada con el apoyo, que el proletariado internacional triunfante en los países capitalistas desarrollados, le preste a la revolución rusa. Esta revolución solo podrá consolidarse con ese apoyo;

El triunfo de la revolución y la construcción del socialismo en un solo país son imposibles. Stalin es el inventor de esta teoría “nacionalista” y reaccionaria.

Contrariamente a esta teorización trotskista, Lenin afirma que no es posible concebir el triunfo de la revolución proletaria y la instauración de su Poder, sin la alianza de la clase obrera con las masas trabajadoras del campo para “el derrocamiento completo del capital” y la “instauración y consolidación definitiva del socialismo”.

Stalin, en su polémica con Trotsky, desde 1923 hasta 1927, demolió e hizo añicos todas las tesis de Trotsky. Tienen particular importancia sus conocidos trabajos titulados “¿Leninismo o Trotskismo?” y “Octubre y la Táctica de los Comunistas Rusos”, además de sus Informes a Conferencias y Congresos del PC(b) en los que puso al desnudo el contenido erróneo y oportunista de las teorías de Trotsky que este jamás pudo refutar. Todo lo que él ha escrito sobre Stalin es un cúmulo de mentiras, ataques personales y difamaciones. No tuvo capacidad para enfrentarse a Stalin en el campo de la teoría y la doctrina.

El trotskismo sigue repitiendo machaconamente la tesis de la imposibilidad de la construcción del socialismo en un solo país, y para apoyar esta teorización absurda afirma que en la Unión Soviética nunca hubo socialismo. Pero los hechos y la experiencia histórica desmienten esta majadería trotskista. La construcción del socialismo en un solo país ha sido una realidad incuestionable y fue sometida a una prueba muy dura en los TRES AÑOS que la URSS se enfrentó sola a todo el poder económico y militar del continente europeo, controlado y dirigido por el nazismo hitleriano.No hay que olvidar que el desembarco de Normandìa y la “búsqueda del soldado Rían”, se realizó el año de 1944 ,cuando el Ejército Rojo , cuyo Jefe Supremo era Stalin, inició la liberación de todos los países de la Europa Oriental, ocupados por el Ejército de Hitler. Sin embargo, los trotskistas siguen defendiendo tercamente la tesis errónea que fue formulada por su jefe e ideólogo desde 1906 en los siguientes términos:

Sin una apoyo estatal directo del proletariado europeo, la clase obrera de Rusia no podrá mantenerse en el Poder y transformar su dominación temporal en una dictadura socialista duradera. DE ELLO NO CABE DUDAR NI UN INSTANTE”. (2)

El trotskismo sigue defendiendo esta teoría y afirma que fue Stalin el que inventó la tesis de la construcción del socialismo en un solo país. Esta es una de tantas mentiras de los trotskistas que es fácil desbaratar, remitiéndose a Lenin:

La desigualdad del desarrollo económico y político – dice el Jefe de la Gran Revolución de Octubre – es una ley absoluta del capitalismo. DE AQUÍ SE DEDUCE QUE ES POSIBLE QUE LA VICTORIA DEL SOCIALISMO EMPIECE POR UNOS CUANTOS PAISES CAPITALISTAS, O INCLUSO POR UN SOLO PAIS CAPITALISTA.EL PROLETARIADO TRIUNFANTE DE ESTE PAIS, DESPUÉS DE EXPROPIAR A LOS CAPITALISTAS Y DE ORGANIZAR LA PRODUCCIÓN SOCIALISTA DENTRO DE SUS FRONTERAS, SE ENFRENTARIA CON EL RESTO DEL MUNDO, ATRAYENDO A SU LADO A LAS CLASES OPRIMIDAS DE LOS DEMAS PAISES...” (3)

Los oportunistas de todo el mundo, siguiendo las enseñanzas de Trotsky, siempre han descartado la posibilidad del triunfo de la revolución socialista en un solo país .No es posible negar que la garantía completa para la victoria del socialismo en un solo país, son indispensables los esfuerzos conjuntos de los proletarios de otros países. Al respecto Stalin dice:

Cierto es que, sin el apoyo del proletariado de Europa a nuestra revolución, el proletariado de Rusia no habría podido resistir la presión general, del mismo modo que el movimiento revolucionario del Occidente, si no lo hubiera apoyado la revolución de Rusia, no habría podido desarrollarse con el ritmo que adquirió después de la instauración de la dictadura proletaria en Rusia”. (4)

La presión de los países imperialistas se propuso aplastar la revolución rusa mediante una brutal intervención armada. En esa difícil prueba, la solidaridad internacional de la clase obrera y los pueblos del mundo con la revolución de Octubre se hizo presente. Sin embargo, no fue un “apoyo estatal”. La esperada revolución de los países de la Europa occidental no se produjo.

Trotsky era de opinión distinta; para él era necesario un APOYO ESTATAL DIRECTO DEL PROLETARIADO EUROPEO PARA QUE EL PROLETARIADO DE RUSIA SE MANTUVIERA EN EL PODER.

Contrariamente a esta afirmación rotunda de Trotsky, la “DOMINACIÒN TEMPORAL DEL PROLETRIADO” SE CONVIRTIO EN UNA “DICTADURA SOCIALISTA DURADERA”. EL REVISIONISMO TROTSKIZANTE QUE SUBIÒ AL PODER CON EL GOLPE DE ESTADO DE NIKITA JRUSCHOV , TARDÒ CERCA DE 40 ÑOS EN DESTRUIR LA URSS, con la colaboración y asesoramiento del imperialismo internacional y sus trotskistas. Este nefasto acontecimiento no niega la tesis leninista expuesta por Stalin en el siguiente pasaje, falsificado por Alan Woods:

Pero derrocar el Poder de la burguesía e instaurar el Poder del Proletariado en un solo país no significa todavía garantizar el triunfo completo del socialismo. Después de haber consolidado su Poder y arrastrado consigo a los campesinos, el proletariado del país victorioso puede y debe edificar la sociedad socialista.Pero ¿significa esto que, con ello, el proletariado logrará el triunfo completo, definitivo del socialismo, es decir, significa esto que el proletariado puede, con las fuerzas de un solo paìs,CONSOLIDAR DEFINITIVAMENTE EL SOCIALISMO Y GARANTIZAR COMPLETAMENTE AL PAIS CONTRA UNA INTERVENCION , Y , POR TANTO CONTRA LA RESTAURACION ? NO .PARA ELLO ES NECESARIO QUE LA REVOLUCION TRIUNFE, POR LO MENOS EN ALGUNOS PAISES. POR ESO, DESARROLLAR Y APOYAR LA REVOLUCIÒN EN OTROS PAÌSES ES UNA TAREA ESENCIAL PARA LA REVOLUCION QUE HA TRIUNFADO YA. POR ESO LA REVOLUCON DEL PAIS VICTORIOSO NO DEBE CONSIDERARSE COMO UNA MAGNITUD AUTONOMA, SINO COMO UN APOYO, COMO UN MEDIO PARA ACELERAR EL TRIUNFO DEL PROLETARIADO EN LOS DEMAS PAISES”. (5)

II

El trotskismo niega rotundamente la teoría leninista de la transformación de la revolución democrático burguesa en revolución socialista siguiendo un curso ininterrumpido. Para el trotskismo esta tesis teórica de Lenin, confirmada por la historia, es “etapismo”; sostiene que la revolución desde un principio es socialista en cualquier país; es puramente proletaria, obrera, con objetivos propios, socialistas. No existen diferencias entre países semifeudales de incipiente capitalismo, y los países capitalistas desarrollados. Los trotskistas nunca estuvieron de acuerdo con la siguiente formulación teórica de Lenin:

El proletariado debe lleva a término la revolución democrática, atrayéndose a la masa de los campesinos, para aplastar por fuerza la resistencia de la autocracia y paralizar la inestabilidad de la burguesía. El proletariado debe llevar a cabo la revolución socialista, atrayéndose a la masa de los elementos semiproletarios de la población, para destrozar por la fuerza la resistencia de la burguesía y paralizar la inestabilidad de los campesinos y de la pequeña burguesía“.(6)

La teoría de la “revolución permanente” de Trotsky es opuesta a esta tesis leninista. Según el “Judas”, el carácter permanente de la revolución no es un proceso ininterrumpido que se inicia con la revolución democrática y culmina con la revolución socialista, no. El permanentismo de Trostski, ya hemos dicho, propugna dar un salto por encima del campesinado y la revolución democrática para instaurar un Estado “obrero” que establezca el socialismo, desde un comienzo. “Sin zar, por un gobierno obrero”, era la consigna de Trotsky antes de la revolución de 1917 en Rusia. La historia ha hecho caso omiso de este permanentísimo aventurero y ha confirmado la verdad de la teoría leninista sobre la transformación de la etapa democrática de la revolución, en revolución socialista. Después de la consolidación del Poder Soviético, Lenin dijo:

Ocurrió, en efecto, tal como nosotros dijimos: la marcha de la revolución ha confirmado el acierto de nuestro razonamiento. Al principio, del brazo de “todos” los campesinos contra la monarquía, contra los terratenientes, contra lo medieval (y en este sentido la revolución sigue siendo burguesa, democrático burguesa). Después del brazo de los campesinos pobres, del brazo del semiproletariado, del brazo de todos los explotados, contra el capitalismo, incluyendo a los ricachos del campo, los kulaks y los especuladores, y, en este sentido la revolución se convierte en socialista. Querer levantar una muralla china artificial entre ambas revoluciones, separar la una de la otra por algo que no sea el grado de preparación del proletariado y del grado de su unión con los campesinos pobres es la mayor tergiversación del marxismo, es adocenarlo, reemplazarlo por el liberalismo”. (7)

La Gran Revolución de Octubre y su desarrollo confirmó en forma brillante la teoría leninista de la revolución ininterrumpida que concibe la revolución democrática burguesa seguida por la revolución socialista, como dos escalones o etapas de un solo proceso revolucionario. Fue sobre la base de esta teoría que los bolcheviques, bajo la dirección de Lenin, trazaron su táctica y estrategia en su lucha revolucionaria hasta la toma del Poder. Al mismo tiempo, el desarrollo de la revolución desmintió toda la teorización de Trotsky sobre el campesinado como potencial aliado de la burguesía contrarrevolucionaria.

En realidad lo que hizo Trotsky es plagiar una tesis defendida por Parvus, conocido oportunista de “izquierda” cuya afirmación de que en Rusia la revolución democrática llevaría al Poder a un gobierno obrero, fue conocida desde la revolución de 1905. Su consigna “Sin zar y con un gobierno obrero”, fue repetida por Trotsky y la hizo suya. En efecto la teoría trotskista de la “revolución permanente” es una simple repetición de la teoría parvusiana sobre la revolución puramente obrera sin participación y hasta con oposición del campesinado, a la cual Lenin rechazó:

Es imposible- dijo Lenin- porque solo puede ser firme la dictadura revolucionaria que se apoye en la inmensa mayoría del pueblo“.

El rechazo del proceso revolucionario en dos etapas : la democrático burguesa y la socialista , lleva a los trotskistas a posiciones aventureras de “izquierda” que se proponen desarrollar todo movimiento revolucionario como socialista y obrero, aunque en un país predominen las relaciones feudales o semifeudales y el proletariado sea aun incipiente. Trotsky desde 1930 , en diversos folletos y libros, como “La Revolución permanente “ y “El Programa de transición”, defendió objetivos y acciones políticas que se proponen la conquista inmediata de la dictadura del proletariado. Jamás aceptó ni entendió la tesis leninista de la hegemonía del proletariado en la revolución democrática. Sin conocer o aceptar la doctrina leninista sobre la “situación revolucionaria” exigía que el proletariado tomara el poder porque las “condiciones objetivas” no solo estaban maduras sino que ya se encontraban en estado de descomposición.

Es sabido que Lenin, al analizar las leyes del desarrollo desigual de los países capitalistas en la época del imperialismo, fundamentó la posibilidad de la ruptura de la cadena mundial imperialista primero en un paìs, como lo sucedido en Rusia el año de 1917. Ya hemos visto que el trotskismo rechaza la posibilidad de la revolución dentro de límites nacionales. Consecuente con esta tesis, Trotsky afirmó que la revolución rusa “solo puede triunfar y liberar al pueblo ruso a condición de que sea el comienzo de la revolución en todos los países”. Y en consecuencia, habiéndose iniciado “sobre un suelo nacional, se debía desplegar en la arena internacional y culminar en la arena mundial... Por consiguiente... la revolución socialista no concluye hasta el triunfo definitivo de la nueva sociedad en todo el planeta”.


De esta tesis, derivó necesariamente su conocido planteamiento aventurero de que todos los esfuerzos del Poder soviético debían estar dirigidos a encender la revolución mundial, sin pensar ni esforzarse en construir el socialismo en la URSS. Esto equivalía a propugnar la exportación de la revolución... Hay que recordar que Lenin no negaba la necesidad de que el proletariado triunfante, prestara apoyo a sus hermanos de clase de otros países en sus luchas, pero era contrario a que la revolución fuera exportada, como quería Trotsky.

III

Todos los reaccionarios, seudo socialistas y revisionistas utilizan el llamado “Testamento de Lenin” para presentar a Trotsky como “heredero” del Jefe de la Gran Revolución del Octubre. El trotskista Alan Woods dice al respecto:

El Testamento de Lenin, que exigía la destitución de Stalin de la secretaria general, a pesar de las protestas de su viuda, no fue leído al Congreso y permaneció oculto hasta 1956, cuando Kruschev y compañía lo publicaron. Junto con algunas cosas más, como parte de su campaña para culpabilizar a Stalin de todo lo ocurrido durante los últimos treinta años. Con la muerte de Lenin la lucha contra la creciente reacción burocrática recayó sobre Trotsky y la Oposición de Izquierdas”. (8)

Es importante detenerse sobre este cuento chino repetido hasta la saciedad por el trotskismo. El ocultamiento del “testamento” de Lenin hasta su revelación por el renegado Kruschev, en el XX Congreso del PCUS, es una grosera mentira. Se dio a conocer y se discutió repetidas veces en reuniones plenarias del Comité Central del PC(b), después de la muerte de Lenin.Lo conoció y publicó, el trotskista Eastman, autor del libro “Después de la muerte de Lenin”. Por acuerdo del Partido bolchevique, Trotsky se vio obligado a desmentir los infundios del tal Eaestamn. He aquí lo que dice su desmentido:

En algunos pasajes del libro,Eastman dice que el Comité Central ha “ocultado” al Partido documentos de excepcional importancia escritos por Lenin en el último período de su vida( se trata de cartas sobre la cuestión nacional, del llamado TESTAMENTO y otros); ESTO NO MERECE MAS CALIFICACION QUE LA DE CALUMNIA VERTIDA CONTRA EL COMITE CENTRAL DE NUESTRO PARTIDO”. (9)

Como puede verse fue el mismo Trotsky el que calificó de CALUMNIA VERTIDA CONTRA EL COMITE CENTRAL DEL PARTIDO DE LENIN Y STALIN, el ocultamiento del denominado “Testamento de Lenin”.Lo cierto es que este llamado “testamento escrito por Lenin, lo vio repetidas veces el ComitèCentral y el mismo XIII Congreso del PC(b). Sin embargo, los trotskistas siguen repitiendo esta mentira para presentarnos a Trotsky como “heredero de Lenin”, un “heredero” que escribió lo siguiente:

Qué disparatada alucinación parecen las detestables intrigas, sistemáticamente urdidas POR LENIN, maestro en estos asuntos, EXPLOTADOR PROFESIONAL DE TODO ATRASO EN EL MOVIMIENTO OBRERO RUSO”. (10)

Es cierto que en su Carta al Congreso Lenin proponía que, en vista de la rudeza de Stalin, fuera sustituido del cargo de Secretario General. Pero es igualmente cierto que Stalin, teniendo en cuenta esta opinión de Lenin, en la primera reunión plenaria del Comité Central, después del XIII Congreso del PC (b), solicitó que se le relevara de las funciones de Secretario General. Esta petición fue examinada detenidamente por todas las delegaciones asistentes y acordaron por unanimidad que Stalin permaneciera en su cargo, con el voto favorable del mismo Trotsky y sus amigos Kamenev y Zinoviev. Pasado un año, Stalin volvió a pedir al Pleno del .Comité Central que se le relevara, pero de nuevo se rechazó su pedido. Lo que prueba que el supuesto heredero de Lenin, Trotsky, nunca pudo alcanzar el prestigio y la autoridad de Stalin en el seno del Partido Comunista bolchevique. Un prestigio y una autoridad reconocidos por Lenin, quien propuso precisamente a Stalin para la dirección de la Inspección Obrera Campesinas unificada con la Comisión Central de Control, acumulando más cargos. ¿Cambió de opinión Lenin sobre la acumulación de cargos por Stalin? Esto hace pensar, con sobrada razón, que la Carta al Congreso, es una simple falsificación de quienes ya se preparaban para usurpar el Poder del Partido. No es casual que esta Carta no fuera entregada al Secretario General del Partido, es decir a Stalin, sino a Zinoviev, amigo de Krupuskaia, quien la tuvo en su poder hasta pocos días antes de la inauguración del XIII Congreso del Partido.

Mienten los detractores de Stalin, callan y ocultan la caracterización que Lenin hizo de los dirigentes del Partido bolchevique. De Trotsky hace recordar su no bolchevismo y su inclinación al aspecto puramente administrativo de los asuntos de gobierno, (burocratismo); de Bujarin dice que nunca comprendió ni estudió la dialéctica y de Zinoviev y Kamenev hace recordar la delación que hicieron de la fecha de la revolución de Octubre. Estas son caracterizaciones de índole política negativa; pero de Stalin solo dijo que era rudo, sin hacer ninguna referencia de carácter político sobre su persona. Con motivo de la lectura del”testamento” de Lenin, en un Pleno conjunto del Comité Central y la Comisión de Control, en 1927, Stalin dijo:

Sí camaradas yo soy rudo con quienes brutal y arteramente destruyen y dividen el Partido. No lo oculto ni lo he ocultado. Es posible que se requiera cierta suavidad para con los escisionistas. Pero yo no valgo para eso...En la primera reunión plenaria del C. Después del XIII Congreso pedí ya al Pleno del C.C. que me relevara de las funciones de Secretario General”. (11)

El “ocultamiento" de la Carta al Congreso, de Lenin, dictada en estado de extrema depresión, es una patraña que los trotskistas utilizan para defender la “teoría" de Trotsky como “heredero de Lenin”. Ocultan una verdad bien conocida: Stalin , en vida de Lenin y a su propuesta fue elegido Secretario General del Partido Comunista bolchevique y continuó desempeñando este cargo hasta su muerte por decisión y voluntad del mismo Partido.

IV

La construcción del socialismo en la Unión Soviética fue un proceso difícil que no hubiera podido culminar victoriosamente si las diversas corrientes de oposición surgidas en el seno del mismo Partido no eran derrotadas ideológica y políticamente.Entre esas corrientes la màs peligrosa y dañina era el trotskismo y su teoriza sobre la“revolución permanente” de la que ya nos hemos ocupado. Sin embargo, hay hechos históricos que es necesario señalar, porque son demostrativos del rol contrarrevolucionario jugado por Trotsky durante los años de la construcción del socialismo en la Unión Soviética.

Trotsky tomo la posición de quienes negaban el rol decisivo del Partido en sus relaciones con los Soviet defendida por todas las fuerzas oportunistas y antisocialitas. Lenin desenmascaró la esencia burguesa de esta posiciòn, apoyada especialmente por los eseristas, mencheviques, anarquistas, demócratas constitucionalistas, etc. Todos estos negaban, distorsionaban y rechazaban el papel decisivo que le tocaba jugar al Partido del proletariado en la consolidación de la revolución y la construcción del socialismo. Los trotskistas predicaban la contraposición del Partido con los órganos de gobierno, agitando su consigna “Soviets sin comunistas”. Trotsky exigía que el Partido debía “gobernar pero no administrar”, acercándose a los oportunistas que eran partidarios de suprimir al Partido por cuanto existían los Soviets con mayoría comunista.

Trotsky pretendió orientar los sindicatos oponiéndolos al Partido y al Estado a causa, decía, de que los sindicatos soviéticos sufrían una gravísima crisis por su condición “indefinida” en la producción. Para remediar esta situación proponía “estatificar” los sindicatos, “fundir los organismos de dirección económica con los estatales, y cambiar los cuadros “de abajo arriba.” Lenin se encargó de poner al desnudo esta posición anarco oportunista, señalando que “También en este caso Trotsky incurre en un error. Cree que sindicato de industria significa sindicato que debe dominar la producciòn.Esto es falso. Sindicato de industria significa que organiza a los obreros por industrias, cosa inevitable dado el nivel actual (tanto en Rusia como en el mundo entero) de la técnica y la cultura”. (12)

La lucha de Lenin contra la desviación trotskista en la cuestión sindical tuvo un carácter político, porque definió la posición del Partido del proletariado hacia los sindicatos, las organizaciones sociales y las de dirección económica. La consigna trotskista de “estatificación” de los sindicatos buscaba convertir a los sindicatos en simples apéndices estatales, reduciendo a la nada su rol de organización de masas que abarcaba a todo el proletariado de la Rusia soviética. A esto hay que agregar sus propósitos de imponer métodos burocráticos militares, tanto en los sindicatos como en el mismo Partido.

En su “Discurso en la reunión del Pleno conjunto del C.C. y de la C.C.C. del PC(b) de la URSS”, de fecha 23 de octubre de 1927, Stalin, al ocuparse de la oposición trotskista, dijo lo siguiente:

Desde la revolución hasta 1922, militando ya en el Partido Bolchevique, realizó dos “grandiosas” intentonas contra Lenin y su Partido: en 1918, en el problema de la paz de Brest Litovsk, y en 1921 en el problema de los Sindicatos. Las dos intentonas terminaron con la derrota de Trotsky”. Y agregó:

Más tarde, el Partido sufrió toda una serie de nuevas intentonas de Trotsky (1923, 1924,1926 y 1927) que fueron terminando con nuevas derrotas de Trotsky.

¿No indica todo esto claramente que la lucha de Trotsky contra el Partido leninista tiene raíces lejanas, profundas, históricas? ¿No indica todo esto claramente que la actual lucha del Partido contra el trotskismo es la continuación de la lucha que sostuvo el Partido, bajo la dirección de Lenin desde 1904?

¿No indica todo esto claramente que los intentos de los trotskistas de suplantar el leninismo por el trotskismo son la causa fundamental del fracaso y de la bancarrota de toda la línea de la oposición?”. (13)

Siendo esta la trayectoria larga de oposición y fracaso del trotskismo en el seno del Partido Bolchevique, era inevitable el final ignominioso de Trotsky, convertido en conspirador antisoviético. En 1927, diez años después de la Gran Revolución de Octubre, fue expulsado del Partido y de la Unión Soviética tras descubrirse sus intentos golpistas, producto de su rotundo fracaso en la discusión de los documentos del XV Congreso del Partido Bolchevique. En todo el país, 724,000 militantes votaron a favor de los proyectos de las resoluciones; en cambio solo 4,000 miembros dieron su voto por la plataforma trotskistas. Así quedaba demostrado que la cantaleta de Trotsky sobre una separación o divorcio del Comité Central del Partido con sus bases era una simple farsa.

Es después de esta contundente derrota que Trotsky y sus seguidores organizaron una serie de manifestaciones bajo consignas fraccionalistas, distribuyendo volantes contra el Partido. La manifestación que organizaron con motivo del 10 aniversario de la Revolución de Octubre, terminó en un rotundo fracaso; las masas populares en general dispersaron a sus participantes, trotskistas, zinovievistas y sus seguidores: todos tuvieron que huir para ponerse a salvo de la cólera e indignación popular. No fue “el aparato”,” la burocracia”, como dicen los trotskistas, sino la inmensa masa de trabajadores, la que los barrió y puso en fuga.

El escisionismo, sus actividades antipartido y sus pretensiones de capturar el Poder, pusieron a Trotsky al margen del Partido y lo único que faltaba era formalizar su expulsión. En noviembre de 1927, la reunión conjunta del Comité Central y la Comisión Central de Control del Partido Bolchevique, acordó expulsar a Trotsky y Zinoviev. Así terminó su corta militancia en el Partido Bolchevique, al que ingresó en 1917, 3 meses antes de la Gran Revolución de Octubre.

Es conocida la posición rabiosamente antisoviètica y antistalinista de Trotsky. Desde los años 30 predijo la derrota inevitable de la URSS en la guerra que preparaba febrilmente la Alemania hitleriana. Su posición política era la de un provocador de guerra al servicio del “Eje” nazinipofascista, como quedó demostrado en los célebres procesos de Moscú de los años 1936-1938, presenciados por Joseph Davis, Embajador de los EE.UU. en la URSS, autor de una obra de cuya veracidad nadie que esté en su sano juicio puede dudar: MISION EN MOSCU”.

V

Para demostrar el supuesto “chovinismo gran ruso” de Stalin, Alan Woods, hace referencia al discurso que el sucesor de Lenin pronunció en el Kremlin la noche del 24 de mayo de 1945, después del histórico desfile de la victoria en la Plaza Roja. La verdad es que, al final de la reunión, Stalin se puso en pie, y levantando su copa se dirigió a todos los presentes pronunciando las siguientes palabras:

Camaradas, permítanme hacer un brindis más, el ùltimo.Quiero brindar POR EL PUEBLO SOVIETICO, Y ANTE TODO POR LA SALUD DEL PUEBLO RUSO. Bebo ante todo por el pueblo ruso porque es la nación más destacada de entre todas las naciones que integran la Unión Soviética.

Levanto mi copa a la saluda del pueblo ruso porque en esta guerra se mereció el reconocimiento general como la fuerza rectora de la Unión Soviética entre todos los pueblos de nuestro país”. (14)

Este reconocimiento de un hecho histórico real y el homenaje a los sacrificios del pueblo que más contribuyó al triunfo de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial, le parece al trotskista Wood, una prueba del chovinismo gran ruso de Stalin, autor de la obra marxista clásica sobre el problema nacional y colonial, fundador de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. El 30 de enero de 1934, en su Informe ante el XVII Congreso del Partido Bolchevique, tocando el problema de desviación hacia el nacionalismo el líder soviético, tan denigrado por todos los reaccionarios, oportunistas, falsos socialistas y revisionistas de toda laya dijo lo siguiente:

¿Què significa la desviación nacionalista, tanto si se trata de una desviación hacia el nacionalismo gran ruso como al nacionalismo local? La desviación nacionalista es la adopción de la política internacionalista de la clase obrera a la política nacionalista de la burguesía. La desviación nacionalista refleja las tentativas de la burguesía “nacional” “propia”, de socavar el régimen soviético y restaurar el capitalismo. Como veis la fuente ambas desviaciones es la misma. Es el, abandono del internacionalismo leninista. Si queréis hacer blanco en ambas desviaciones, hay que dirigir los golpes ante todo contra esta fuente, contra los que se separan del internacionalismo, ya se trate de la desviación nacionalista local o de la desviación nacionalista gran rusa”. (15)

Surge la pregunta ¿reconocer los méritos del pueblo ruso en la derrota de las huestes fascistas durante la Segunda Guerra Mundial, constituye una adaptación de la política internacionalista de la clase obrera soviética a la política nacionalista de la burguesía? La respuesta es NO. El problema nacional y colonial se encuentra íntimamente vinculado al problema de las clases y la lucha de clases. En esta cuestión Stalin siempre fue claro y nunca hizo concesiones.Señalò desde un principio que, tanto en la formación como en la consolidación de la Unión Soviética, Rusia debía jugar un papel aglutinador y rector a causa de que era ahí donde se encontraba la inmensa mayoría de la clase obrera. Su lucha contra el nacionalismo local de las repúblicas periféricas, no puede considerarse como una manifestación de nacionalismo gran ruso. No hay que olvidar que durante los difíciles años de la Segunda Guerra Mundial algunas de esas nacionalidades de la periferie, aún imbuidas de “nacionalismo local”, colaboraron con los ocupantes fascistas. Y es que, en esas nacionalidades, la clase obrera y el mismo Partido eran débiles.

Pierre Vilar, gran historiador francés, estudioso de los problemas de las nacionalidades, ha dejado una opinión valiosa e irrebatible sobre el valor teórico de la obra de Stalin .El 17 de diciembre de 1984, con motivo de la presentación de las Obras Completas del gran sucesor de Lenin, dijo que “en el campo del análisis histórico, los planteamientos estalinianos sobre la cuestión nacional, equivalían a las ecuaciones fundamentales en el campo de la Física”. Para este historiador francés, fue el pensamiento staliniano el que permitió “el establecimiento de un nuevo tipo de relación entre pueblo y poderes revolucionarios en la URSS, asegurando un nuevo nivel de desarrollo completamente distinto del que los imperialismo burgueses permitían a los territorios de sus colonias”. (16)

Es sabido que la política nacional de Stalin condujo a una colaboración íntima de los pueblos de Rusia después de la revolución. Fue esa política la que permitió a la creación de seis repúblicas soviéticas independientes que durante algún tiempo existieron como repúblicas autónomas. Durante la guerra civil aglutinaron sus fuerzas en la lucha conjunta contra la intervención imperialista y los “guardias blancos.” Este fue el comienzo de la UNIÒN SOVIETICA, cuya fundación fue aprobada por el X Congreso de los Soviets de toda Rusia a propuesta de Stalin. El 30 de diciembre de 1922, en el Primer Congreso de los Soviet de la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas Stalin dijo:

El día de hoy no es solo un día de balance, es al mismo tiempo el día del triunfo de la nueva Rusia sobre la vieja Rusia, sobre la Rusia gendarme de Europa, sobre la Rusia verdugo de Asia. El día de hoy es el triunfo de la nueva Rusia, que ha roto las cadenas de la opresión nacional, que ha organizado la victoria sobre el capital, que ha creado la dictadura del proletariado, que ha provocado el despertar de los pueblos de Oriente, que inspira a los pueblos de Occidente...” (17).


Stalin no solo es el fundador de la Unión Soviética; también es el autor de su primera Constitución. Estos son hechos que los reaccionarios, revisionistas, trotskistas y otros de la misma calaña OCULTAN para dar sustento a su mentira de que fue un “chovinista gran ruso”.


VI


Las mentiras del renegado Nikita Kruschev, son repetidas como verdades por todos los anticomunistas, sus seguidores y sirvientes.Es sabido que ese renegado, intrigante y contrarrevolucionario, presentó un “discurso secreto” al final del XX Congreso del PCUS, sin aprobación del Comité Central, en una sesión nocturna a la que invitó a 100 contrarrevolucionarios que liberó de las prisiones (GULASCH), para que lo aplaudan. Con cinismo inaudito leyó un libelo redactado por sus asesores, plagado de mentiras, injurias y falsificaciones especialmente inventadas para denigrar a Stalin. En ese ¡informe” , el bellaco Nikita afirma que el Jefe Supremo del victorioso Ejército Rojo, no preparó a la URSS para la guerra que se avecinaba y que solo atinaba a cometer errores, comenzando por su total desmoralización y ausencia, durante largo tiempo después de comenzada la invasión del Ejército nazi Toda esta leyenda antisoviètica y anticomunista de ese renegado, a cuyo entierro solo asistió su perro “pastor alemán” junto a su viuda, ha sido desmentida totalmente por historiadores y altos jefes militares que conocieron de cerca a Stalin y condujeron bajo su dirección al Ejército Rojo hasta la victoria. Pero los trotskistas como Alan Wood, se empecinan en repetir las farsas de su compañero Nikita, trotskista disfrazado que se arrodilló a los pies de Stalin para conseguir el perdón Leonid Krushev, su hijo procesado por traición a la patria durante la Segunda Guerra Mundial.


Respondiendo a las burdas mentiras trosko-krushevistas, el General de Ejército, Shtemenko ha dejado escrito en sus memorias:


¿Se admitía por nosotros la propia posibilidad de que atacase Alemania en 1941 y se hacía algo práctico para rechazar este ataque? ¡Sí, se admitía! ¡Sí se hacía!”.


La víspera misma de la guerra, bajo un secreto rigurosísimos, se comenzó a concentrar tropa complementarias en las regiones militares fronterizas. De la profundidad del país se trasladaron al oeste cinco ejércitos”. (18)

Dice también Shtemenko:


¿Disponía nuestro país de la posibilidad potencial de combatir contra un enemigo fuerte? Sì, la tenía. ¿Quien excepto nuestros enemigos, puede negar que al comienzo de la década 40 la Unión Soviética, de un país económicamente atrasado, se había transformado en una verdadera y poderosa potencia socialista?


Esos enemigos que afirmaban que la Unión Soviética no estaba preparada para rechazar una guerra de agresión, usurparon el Poder del Partido y del Estado con la pandilla de Nikita Jruschov, ”siniestro payaso” que desarrolló y aplicó las ideas de Trotsky sobre el culto a la personalidad de Stalin.


En 1930 el poder de Stalin -dice Trotsky- ya no admitía competencia. PERO EL CULTO ESTATAL DE SU PERSONALIDAD COMENZABA, ENTONCES, A ESTABLECERSE”.


Sobre el rol de Stalin en la Segunda Guerra Mundial y sus extraordinarias cualidades de Jefe militar, son múltiples los testimonios que los presentan como un extraordinario estratega y organizador. G. Zuckov, mariscal del Ejército Rojo, cuya solvencia profesional y sus fricciones con Stalin son bien conocidas, en sus Memorias ha escrito lo siguiente:


Dicen que en la primera semana de la guerra Stalin se desconcertó tanto que no pudo ni siquiera pronunciar un discurso por radio y confió su intervención a Molotov. ESTA OPINION NO CORRESPONDE A LA REALIDAD”.


Stalin causaba fuerte impresión durante la conversación. Seducía a su interlocutor con el trato sincero, privado de presunciòn.La manera suelta de conversar.La capacidad de formular claramente el pensamiento , la inteligencia analítica natural, la gran erudición y rara memoria hacían que, mientras departían con él , incluso personas muy expertas y notables, se concentraban interiormente y estaban alertas”.


Leía mucho y era un hombre ampliamente informado en las más distintas esferas del saber.La asombrosa capacidad de trabajo, la aptitud para captar rápidamente la esencia de las cosas le permitían examinar durante el día tal cantidad de materiales diversos como solo podría hacerlo un SER EXCEPCIONAL”. (19)


En lo que se refiere a su conducción de la “Gran Guerra Patria” es suficiente recordar lo que el citado Mariscal Zuckov ha dicho:

A mi me han interrogado a menudo acerca del papel de José Stalin durante la batalla de Moscú.

Stalin estuvo todo ese tiempo en Moscú, organizando las fuerzas y movilizando los medios para batir al enemigo.HAY QUE RENDIRLE EL MERECIDO TRIBUTO. AL FRENTE DEL COMITÉ ESTATAL DE DEFENSA Y APOYÁNDOSE EN LOS CUADROS DIRIGENTES DE LOS COMISARIADOS DEL PUEBLO, REALIZÓ UNA INGENTE LABOR PARA ORGANIZAR LAS RESERVAS ESTRATEGICAS Y APRESTAR LOS RECURSOS MATERIALES Y TECNICOS NECESARIOS, INEXORABLEMENTE EXIGENTE, PUEDE DECIRSE QUE CONSIGUIO CASI LO IMPOSIBLE” (20).


El Mariscal A. Vasilevski, Mariscal de la Unión Soviética, en sus Memorias (La causa de toda mi vida), refiriéndose Stalin dice:


En el curso de la Gran Guerra Patria quizá más que en ninguna otra época, se reveló con toda plenitud la cualidad más vigorosa de Stalin: era un excelente organizador y las aptitudes organizativas desempeñaban entonces,naturalmente, un papel inmenso, pues de ellas dependían directamente la adopción de un plan acertado de operaciones, el abastecimiento del frente y de la retaguardia con recursos materiales y humanos y las acciones teniendo en cuenta las perspectivas de una guerra larga y dura”.


Sus conocimientos de estrategia militar y arte operativo superaban considerablemente el conocimiento de la táctica (él, claro, no tenía por qué conocerla en todos sus detalles). CREO QUE A STALIN SE LE PUEDE CATALOGAR SIN DUDA ALGUNA ENTRE LOS JEFES MILITARES RELEVANTES”.


Este es el verdadero Stalin y no la caricatura de su persona que han inventado los trotskistas y todos los reaccionarios.


Kalinin, personalidad destacada del Partido y del gobierno soviético dijo alguna vez que, en las historias de las guerras no existen estrategas que se hayan ganado fama mundial sino hubieran sido queridos y hasta idolatrados por sus tropas.Esto quiere decir que no solo fueron grandes estrategas y tácticos, sino que sabían llegar al corazón de sus soldados.Eran los artífices de la elevada moral de sus tropas, les infundían una confianza firme en su persona. Es conocido el caso de Napoleón, de Suvorov y Kutusov. Es sabido que en la Gran Guerra Patria de la Unión Soviética, los soldados del Ejército Rojo combatían hasta la muerte “por la patria y por Stalin.” A esta gran autoridad y adoración que sentía el pueblo soviético por el Jefe Supremo de su Ejército , los revisionistas de la calaña de Krushev , le llamaron “culto a la personalidad de Stalin”, Nunca quisieron aceptar que el tal “culto” inventado por Trotsky, no era otra cosa que el reconocimiento justo de la obra monumental de Stalin en la construcción del socialismo y la victoria histórica de la URSS en la Segunda Guerra Mundial ; triunfos logrados en una larga lucha contra el trotskismo y todos los oportunistas que se oponían fieramente al marxismo leninismo y a la línea general del Partido Bolchevique.

VII


Alan Woods, afirma que en la etapa final de su vida, Lenin le propuso a Trotsky una alianza contra Stalin, porque estaba dispuesto a formar un bloque “con hombres buenos”. Esto nos lleva a recordar necesariamente la opinión que Lenin tenía de Trotsky. En la prolongada lucha que el Jefe de la Revolución de Octubre sostuvo contra toda forma de oportunismo, puso especial empeño en desenmascarar sin piedad al menchevismo y sus aliados, entre ellos a Trotsky.Recordemos algunos de los calificativos con los que lapidó a este individuo.


¡El servicial Trotsky es más peligroso que un enemigo! En ninguna parte, si no es en “conversaciones particulares”(es decir sencillamente en chismes, de los que siempre vive Trotsky) ha podido encontrar pruebas para incluir a los “marxistas polacos en general entre los partidarios de cada artículo de Rosa Luxemburgo”. (21)


Con Trotsky no se puede discutir a fondo, pues carece de toda opinión. Se puede y se debe discutir con los liquidadores... con un hombre que juega a ocultar los errores de unos y de otros no se discute: se le desenmascara como diplomático de la más baja calidad”. (22)

Pero el embrollista y liquidador Trotsky miente a diestro y siniestro”. (23)


Trotsky jamás ha tenido ni tiene “fisonomía” alguna, no tiene mas que migraciones, defecciones del campo liberal al campo marxista y viceversa, fragmentos de sonaras frases y palabrejas arrancadas de acá y de allá” (24).


Jamás, ni en un solo problema serio del marxismo, ha tenido Trotsky opinión firme, siempre se `ha metido por la rendija´ de una u otra divergencia, pasándose de un campo a otro”. (25)


Que cerdo es este Trotsky. Frases izquierdistas y bloque con los derechistas contra los zimmerwalianos de izquierda”. (26)

El Judas Trotsky arremetió en el Pleno contra el liquidacionismo y el otzovismo. Tomó a Dios por testigo y juró que era un defensor del Partido. Recibió un subsidio”. (27)


Y este Judas se da golpes de pecho y grita que es fiel a los principios del Partido, asegurando que no se ha arrastrado, ni mucho menos, ante los de Vperior y los liquidadores. Tal es el rubor de la vergüenza del Judas Trotsky”. (28)


Es con este embrollista y liquidador, que miente a diestro y siniestro, diplomático de la más baja calidad, cerdo y Judas, que Lenin se propuso formar un bloque contra Stalin, según al trotskista Alan Wood. No cabe duda que se tratara de una mentira ignominiosa. Es sabido que el incidente ocurrido con motivo de la llamada de atención que Stalin hizo a la Krupskaya ,porque esta militante del Partido y mujer de Lenin,hizo caso omiso de las recomendaciones del médico de Lenin para que su paciente no fuera informado con los problemas del partido , debido al estado de su salud, seriamente afectada por los repetidos derrames cerebrales que había sufrido.Pero es una simple farsa decir que se haya producido una ruptura de carácter político entre Lenin y el Secretario General del Partido. De un asunto personal, surgido por el celo que puso Stalin en el cuidado de la salud de Lenin, nunca pudo derivarse un conflicto político. Lenin era demasiado grande para caer en esa ridiculez. Hay que recordar que los históricos acuerdos del X Congreso (1921) sobre la unidad del Partido fueron tomados a propuesta de Lenin. En su informe afirmó que los grupos y fracciones en el interior del Partido “de hecho ayudan a los enemigos de clase de la revolución proletaria”. Este Congreso, a iniciativa del mismo Lenin, ordenó la disolución de todos los grupos fraccionales, advirtiendo que su incumplimiento acarrearía la expulsión inmediata del Partido.


Por todo lo que hemos expuesto, resulta una grosera calumnia decir que Lenin aceptó formar un ”bloque“ con Trotsky para oponerse al Secretario General , sabiendo que ,dando este paso, se ponía al margen del Partido y se exponía a una inmediata expulsión. En su lucha contra el Partido y Stalin, el Judas Trotsky inventó una serie de cuentos chinos para presentarse como “heredero de Lenin”. Y los trotskistas actuales repiten esas mentiras como loros, incluido Alan Wood, epígono del chivato Orwell, muy conocido por su demencial y bien lubricado antistalinismo.


Uno de esos cuentos dice que “Lenin arrojó todo el peso de su autoridad en la lucha para destituir a Stalin del puesto de secretario general del partido”, y que “en los últimos meses de su vida pública, debilitado por la enfermedad, Lenin recurrió repetidamente a Trotsky para que apoyara su lucha contra la burocracia y su criatura, Stalin”. En el colmo del descaro se dice que “Lenin formó un bloque con Trotsky, el único hombre de la dirección en el que podía confiar”. Esto es como decir que Lenin solo podía confiar en quien consideraba un “Judas”, un “cerdo”, “embrollista y liquidador” que “miente a diestro y siniestro”, un “embajador de la más baja calidad”, para derrocar a Stalin por haberse portado con “grosería” con su mujer. Nadie puede dudar que esto es empequeñecer, ridiculizar e insultar al gran Jefe de la Revolución de Octubre.

VIII


Una de las farsas más conocidas que utiliza el trotskismo , es el “burocratismo” que supuestamente afligió y caracterizó al Poder Soviético y al mismo Partido Bolchevique dirigidos por Stalin. Trotsky hizo de este “burocratismo”, uno de sus caballitos de combate en su furiosa oposición a la línea general de los auténticos herederos de Lenin. ¿En qué consistía la lucha trotskista contra la burocracia y el burocratismo?

Es importante recordar lo que Lenin dijo sobre el burocratismo en su polémica con Trotsky sobre el problema de los sindicatos:

La lucha contra el burocratismo– dijo Lenin- nos llevará decenios. Es una lucha difícil, y el que les diga que podemos liberarnos de golpe de las prácticas burocráticas adoptando plataformas antiburocráticas, no es más que un charlatán con inclinación a las palabras altisonantes”. (29)


La alusión a Trotsky es casi directa: el charlatán con inclinaciones a las palabras altisonantes no podía ser otro que él, líder de la lucha contra el “burocratismo” utilizando su típica verborrea insustancial. Sin embargo, la “burocracia” contra la que luchaban los trotskistas era lo que se llama “aparato del Partido”. Todos los miembros del Comité Central, la Comisión de Control y Cuadros. Las organizaciones regionales, los Comités provinciales, comarcales y distritales, los burós de las células, es decir, todo el conjunto del personal dirigente del Partido, en todos los niveles, constituían la BUROCRACIA, para Trotsky y sus seguidores. Obviamente, al luchar contra esta “burocracia”, se oponían y luchaban contra el mismo Partido, cuya existencia no puede concebirse sin un conjunto calificado de cuadros en sus correspondientes organismos de dirección.


La lucha contra la burocracia del trotskismo era la lucha contra el Partido, al que pretendían desarmarlo ideológicamente para imponerle todas sus concepciones aventureras y antileninistas. Esta “lucha” era inseparable de lo que los trotskistas llamaban “lucha contra el régimen” del Partido y una supuesta “falta de democracia interna” en su seno. Esta “democracia interna” trotskista exigía la libertad de grupos y fracciones que solo conducía a debilitar el Partido, destruir su disciplina, socavar su unidad. No es casual, por eso, que esta “lucha contra la burocracia” del trotskismo fuera acogida con entusiasmo por los rezagos de las clases dominante y todos los enemigos externos del Poder Soviético.


Lenin fue un defensor firme de la democracia interna del Partido, pero rechazaba enérgicamente toda corriente que de palabra era partidaria de esta democracia, pero en la práctica la utilizaba para romper la disciplina férrea del Partido y formar grupos antipartido, como los trotskistas. Es conocida su advertencia: “el que debilita, por poco que sea, la disciplina férrea del partido del proletariado (sobre todo en la época de su dictadura), ayuda de hecho a la burguesía contra el proletariado”. Y este fue precisamente el rol jugado por el trotskismo en su larga lucha contra el Partido de Lenin, el Partido Bolchevique, al cual combatió frontalmente, antes de la Revolución de Octubre y después, desde su interior, pretendiendo imponerle sus teorías absurdas y erróneas en abierta oposición a la línea general del Partido Bolchevique. Defendía una falsa democracia interna que pretendía enfrentar abiertamente a los organismos de dirección del Partido con sus bases. Con este propósito propugnó la discusión a escala de todo el país de los problemas y línea del Partido, en oposición al centralismo democrático, al que siempre combatió por considerarlo una forma y manifestación de “burocratismo”. Ocurrió que, cuando el Partido les permitió presentar su “plataforma “en las células, los trotskistas fueron “vapuleados tan en serio” que tuvieron que abandonar y escapar de las reuniones.


En la lucha contra el burocratismo Stalin señalo sin tapujos que “El burócrata comunista es el tipo de burócrata más peligroso porque enmascara su burocratismo con el carnet del Partido”. Para combatir el burocratismo reforzó la educación política, creando con tal fin escuelas del Partido, desde principios de los años treinta. El número de Escuelas del Partido llegó a pasar de 52 mil a más de 200 mil y el de estudiantes de 1 millón a más de 4 millones y medio. Eran escuelas para la formación de cuadros. Otro método empleado contra la degeneración burocrática consistió en la verificación-depuración. Eran campañas de limpieza en las que se expulsaba a los que no reunían los mínimos cualidades y requisitos para ser miembro del Partido. Generalmente eran elementos arribistas, corrompidos, burócratas incorregibles y contrarrevolucionarios infiltrados.


En la lucha contra el burocratismo Stalin aplicó una auténtica línea de masas. “Se habla – dijo- de la crítica desde arriba, crítica por parte de la Inspección Obrera y Campesina, por parte del comité Central de Partido. Todo esto está bien, evidentemente. PERO LO PRINCIPAL ES AHORA SUSCITAR UNA GRAN OLA DE CRITICAS DESDE LA BASE CONTRA EL BUROCRATISMO EN GENERAL Y CONTRA LAS FALTAS DE NUESTRO TRABAJO EN GENERAL...ES ASI SOLAMENTE COMO PODREMOS OBTENER EXITOS EN LA LUCHA Y LA ELIMINACION DEL BUROCRATISMO”.


Esta es la gran diferencia de la lucha estaliniana contra el burocratismo, con el antiburocratismo de Troski, que centraba sus fuegos contra el aparato del Partido, es decir, contra el mismo Partido para convertirlo de leninista en trotskista.


Sin la línea de masas que aplicó el Partido Bolchevique, dirigido por Stalin, hubiera sido imposible la industrialización de la Unión Soviética en dos Planes Quinquenales, capacitándola para rechazar y aplastar la invasión del ejército más poderoso del imperialismo. Y la misma derrota de los invasores tampoco hubiera sido posible sin la participación masiva y heroica de todo el pueblo soviético dirigido por el Partido Bolchevique y Stalin. En otras palabras, el “burocratismo” atribuido al Partido y al Estado Soviético por el trotskismo, quedó desmentido por la práctica histórica, con la participación de millones de soviéticos, tanto en la construcción del socialismo como en el triunfo histórico de la URSS en la Segunda Guerra Mundial. Por eso, todas las fullerías trotskistas resultan ridículas y solo sirven para cumplir las órdenes que reciben de sus amos imperialistas.

IX


La política exterior soviética del período anterior a la agresión nazi ha sido motivo de críticas a cual más descabelladas de los trotskistas, los revisionistas y de socialistas mal hechos. El trotskista Wood habla de los “flirteos de Stalin con Hitler que dejó a la Unión Soviética totalmente desprevenida ante la guerra...”. Esta mentira descarada la puso en circulación el infiltrado trotskista, Nikita Kruschev, en su libelo conocido como “Informe secreto”. La verdad, sin embargo, es absolutamente distinta. Stalin y el gobierno soviético sabían que la guerra con la Alemania nazi era inevitable, y se esforzaron por aplazarla el mayor tiempo posible con el fin de desarrollar al máximo su preparación para derrotar al agresor. Su política exterior fue dirigida en este sentido. En marzo de 1939 dio inicio a negociaciones para formar un bloque antifascista con Inglaterra y Francia, pero estos países maniobran para no llegar a ningún acuerdo, haciendo comprender a Hitler que podían formar una alianza antisoviética con Alemania. Se sabe que, desde el mes de junio a agosto de 1939, se realizaron conversaciones secretas entre Inglaterra y Alemania en el curso de las cuales se planteó un entendimiento de ambas potencias en base al respeto de Alemania a la integridad del imperio británico a cambio de la libertad de acción de Alemania en el Este. Además Gran Bretaña pondría fin a sus conversaciones con la URSS. Se daba comienzo, de este modo, a un bloque anticomunista, antisoviético, poniendo a la URSS en una situación de total aislamiento. Es en este momento de peligro mortal que Stalin aceptó la suscripción de un PACTO DE NO AGRESION que le propuso Alemania el 20 de agosto de 1939.


La Unión Soviética firmó este tratado, sabiendo que solo serviría para ganar tiempo, porque consideraba que la guerra con la Alemania nazi solo podía aplazarse pero no evitarse. Con la firma de este tratado la URSS arrancó a Hitler las máximas concesiones, con miras a conseguir mejores posiciones en una guerra que ya sabía cercana. Esto es importante recordar y tener presente, ahora que los anticomunistas y sus aliados, los trotskistas gritan y vociferan que ese tratado de NO AGRESION sirvió para que la URSS y la Alemania nazi se repartieran Polonia y otras monsergas por el estilo. ES NECESARIO SUBRAYAR QUE UN PACTO DE NO AGRESION JAMAS VIOLA PRINCIPIOS, AUNQUE SEA SUSCRITO CON UN ENEMIGO.


Otra cuestión que es necesario poner en claro es la llamada “guerrita de Finlandia”, como un craso error de Stalin. Consciente de que la guerra con Alemania era inevitable, el gobierno soviético propuso a Finlandia que le cediera EN ALQUILER el puerto de Hanco para asegurar al Golfo de Finlandia de un bloqueo en la guerra que se acercaba, y así proteger a Leningrado. A cambio de este alquiler la URSS ofrecía a Finlandia una parte de la Carelia soviética. El gobierno de Finlandia manejado por Hitler rechazó tal ofreciendo, y la URSS se vio obligada a tomar por las armas los territorios que, después, aseguraron la derrota de las hordas nazis que pretendieron ocupar Leningrado.


Ahora nadie, que no sea un rabiosos anticomunista, antisoviético y antistalinista, puede dudar que tanto el Pacto de No Agresión firmado con la Alemania nazi, como la derrota militar de Finlandia sirvieron para garantizar el triunfo de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial. La política exterior del Estado soviético en la etapa que antecede a la Segunda Guerra Mundial, logró cuatro objetivos que decidieron el desenlace final de esta contienda:


1. En lugar de la formación de una gran alianza anticomunista y antisoviética, se formó un gran frente antifascista;

2. Quedó liquidado el “Pacto Anticominter”, y el Japón se vio obligado a firmar un pacto de no agresión con la URSS.

3. La URSS consiguió avanzar sus fronteras y su defensa hasta en 300 kilómetros.

4. La URSS ganó casi dos (2) años de paz que le sirvieron para aumentar considerablemente su poder, principalmente económico y militar.


Estas son verdades objetivas que solo antisoviéticos y anticomunistas empedernidos pueden negar .Las fullerías trotskistas que falsean la historia de la URSS y difaman a Stalin, solo sirven para retratarlos de cuerpo entero como lacayos del imperialismo, que paga bien a todos los que utiliza para conseguir sus fines protervos.


C O N C L U S I Ó N


El trotskismo como ideología es ajeno al marxismo leninismo. No fue casual, por eso, su permanente oposición a la línea política general y al programa revolucionario del Partido Comunista Bolchevique. Desde su origen el trotskismo se opuso al leninismo, defendiendo las posiciones político ideológicas de diversas corrientes oportunistas.

La teoría trotskista de la “revolución permanente” se opuso desde un principio a la teoría de Lenin sobre el desarrollo de la revolución democrático burguesa y su transformación en revolución socialista, siguiendo un curso ininterrumpido. Por eso, el trotskismo prescindió del campesinado como aliado de la clase obrera y propugnó una revolución puramente obrera, como un salto por encima del campesinado para establecer un “Estado obrero”.


El trotskismo ha sido, desde su origen, contrario a la teoría leninista sobre la edificación del socialismo en varios o incluso en un solo país. Para defender su teoría de la imposibilidad de la construcción del socialismo en un solo país, sostuvo siempre, que la revolución socialista solo puede triunfar si es simultanea, por lo menos, en los países capitalistas más desarrollados. La revolución de Octubre y la construcción victoriosa del socialismo en la URSS, han demostrado la falsedad de esta tesis.


La lucha que el trotskismo sostuvo en el seno del Partido Comunista Bolchevique contra la burocracia y el burocratismo, desde un comienzo sirvió para enmascarar su lucha contra los organismos de dirección del Partido. La burocracia para los trotskistas eran los dirigentes de los cuadros bolcheviques, templados en una larga lucha desde los años de la autocracia zarista. A Trotsky, un advenedizo que fue aceptado erróneamente su ingreso en el Partido Bolchevique tres meses antes de la toma del Poder por los bolcheviques, la disciplina férrea del Partido de Lenin y Stalin, le pareció la dictadura de una burocracia contra la cual había que combatir.


La práctica demostró que Trosky, desde un principio fue un elemento extraño y ajeno al Partido Bolchevique. En la deportación, antes de la Revolución de Octubre, fue un permanente tránsfuga o “migrante” como lo llamó Lenin. Combatió contra Lenin y el leninismo. Por eso, su aceptación en el seno del Partido Bolchevique constituyó un gran error.


Desde la muerte de Lenin hasta su expulsión del Partido Bolchevique, Trotsky, pretendió sustituir el leninismo con el troskismo. Le tocó a Stalin el gran mérito de pulverizar toda la teorización revisionista socialdemócrata de Trotsky plagiada de Parvus, partidario de formar un gobierno netamente obrero como resultado de la revolución democrática.


El trotskismo es utilizado por el imperialismo en su lucha contra el movimiento revolucionario proletario mundial y le sirve para falsificar la historia de la Unión Soviética y denigrar a Stalin, gran constructor del socialismo en la URSS y Jefe Supremo del Ejército Rojo en la guerra contra la Alemania nazi, contienda bélica que sirvió para demostrar la superioridad del sistema socialista al sistema capitalista. Sirvió también para poner al desnudo la falsedad de toda la teorización trotskista sobre la imposibilidad de construir el socialismo en un solo país. Por eso, la derrota del nazi fascismo fue también la derrota aplastante de todas las teorías y tesis del trotskismo.


En la restauración del capitalismo en la Unión Soviética el antistalinista trotskista, ha jugado un papel importante, desde el XX Congreso del PCUS y el “discurso secreto” de Nikita Kruschev, hasta la desaparición de la URSS. Este es un libelo típicamente trotskista por su contenido y su forma. Sus ataques furiosos a Stalin repiten todo lo que el trotskismo propaló desde la expulsión de Trotsky del Partido Comunista Bolchevique y de la URSS. No es casual que los revisionistas soviéticos hayan hecho de la denominada “lucha contra el culto a la personalidad de Stalin”, inventada por Trotsky, su arma principal para destruir el socialismo y restaurar el capitalismo.


NOTAS

1. Trotsky La revolución permanente.- Prefacio

2. Trotsky. Nuestra Revolución.- (1906)

3. Lenin. Obras Completas T. XVIII pgs 232- 233

4. Stalin Cita en Obras T. 6

5. Stalin Fundamentos del leninismo.- Ed Lenguas Extrajeras. Pàg-37

6. Lenin Obras Escogidas. Ed. Leguas Extgranjeras T I pg 665

7. Lenin El marxismo el renegado Kautsky. Ed L. Ex. pag. 72

8. Alan Wood.- Articulo.-Stalinismo o leninismo

9. Stalin T. 10 pg.183

10. Stalin Id pag 181

11. Stalin I Id pg 184

12. Lenin Acerca de los sindicatos.

13. Stalin Obras T. 10 pgs 294- 295

14. Shtemenko El Estado Mayor General Durante la Guerra. pg.415

15. Stalin El problema nacional y colonial.- Ed.Problemas pg.325

16. Pierre Vilar.- Artículo “Elena Odena y Stalin”

17. A.M Pankratova. T. III pg. 389 . Ed. Pueblos Unidos-

18. Shtemenko. El Estado Mayor General pág. 27

19. Zuckov.- Memorias.- Versión en Internet

20. Zuckov Relatos de Mariscales, escritores ... Ed. Progreso pg 49-50

21. Lenin Sobre el derecho de las naciones a la autodeterminación

22. Lenin Id Id. pg. 71

23. Lenin Id Id pag 74

24. Lenin Id Id pag 78

25. Lenin Id Id pag 102

26. Lenin Id Id pag 111

27. Lenin Id Id pag 65

28. Lenin Id Id pgs 65- 66

29. Lenin Id Id


No hay comentarios:

Publicar un comentario